Agendá tu cita
guía

Lo que nadie te dice de tener casa propia

Tener casa propia es uno de los puntos cumbre en la vida de cualquier persona. Hay cosas que solo experimentarás una vez que hayás comprado tu propia casa. Acá te contamos algunas de esas cosas para que sepás que esperar si vas a comprar casa.

 

Grandes cambios

Es necesario que vivás al menos un año en tu nueva casa antes de hacer cambios drásticos a la estructura o la decoración. Lo que creás querer al inicio puede cambiar fácilmente después de haber vivido ahí un tiempo.

 

Algo de remordimiento es inevitable

La compra y mudanza a una casa nueva puede hacer que te volvás loco durante un tiempo y puede que incluso lamentés tu decisión. Pero la buena noticia es que todo vale la pena; a pesar de todos sus retos, ser el dueño de tu propia casa puede ser mental y financieramente positivo.

 

Puede que gastés más de lo esperado

Sobre todo en muebles. Quizás estás pensando que solo debés transportar tus sillas, mesas y sillones a tu nueva casa. Pensá de nuevo; según el tamaño, estructura y estética de tu casa, puede que tus muebles no funcionen y tengás que conseguir unos nuevos, lo cual no es nada barato.

 

Nada es inmediato

Tu primera casa no se va a sentir como un hogar de la noche a la mañana. Tomará algunos meses y mucha decoración hasta que te sintás a gusto pero, casi sin darte cuenta, te adaptarás a tu nueva casa y esta se convertirá en un hogar.

 

Puede que sea abrumador al principio y no te sintás tan a gusto como esperarías. Ser propietario no es tarea fácil, pero vale la pena y, conforme pase el tiempo, no podrás imaginar cómo es que vivías antes de tener casa propia.