Agendá tu cita
jardinería

Casas de una sola planta, 5 Ventajas

¿Cómo elegir tu
hogar ideal?
Descargar ebook

A la hora de decidirnos por uno u otro inmueble hay muchas cuestiones que tenemos que analizar. No se trata solo de cuatro paredes, sino, de ese espacio soñado que se convertirá en nuestro remanso de paz. Desde la decoración al mobiliario, pasando por la orientación, cada detalle cuenta y es que, no es lo mismo vivir en una torre que en una casa rodeada de verde.

Nada de cargas

No hace falta estudiar física para saber que una de las ventajas de vivir en una sola planta es la reducción de las distancias. A mayor altura, mayor distancia, eso es una realidad innegable, de modo que, si optás por una vivienda en una sola planta reducirás el trayecto si vas con alguna carga. Y no nos referimos solo a una mudanza, se trata más bien de pensar en el día a día.

El jardín

Uno de los principales atractivos de un solo piso es la posibilidad de tener una zona de jardín o patio. Disponer de un jardín es un valor al alza si tenemos en cuenta que cada vez pasamos más tiempo en casa.

Un mobiliario elegido con gusto, unas macetas en las que podés desarrollar tu pasión por la horticultura, una iluminación apta para deleitarte con las constelaciones más famosas y, en definitiva, unos metros más para disfrutar de tu hogar son solo algunas de las singularidades que podés ubicar en tu jardín para reforzar tu decisión de decantarte por una casa de una sola planta.

No hay escaleras

Subir y bajar escaleras puede sonar de primera entrada como un buen ejercicio. Lo que sucede a largo plazo es que tus rodillas y espalda te pasarán factura si tenés que hacerlo muchas veces al día, además el espacio de las escaleras se considera un espacio muerto, metros cuadrados que no podés aprovechar en tu casa.

Espacios más cercanos

La accesibilidad es una de las claves de las viviendas en una planta baja y es que, como ya hemos comentado, se trata de inmuebles de fácil acceso, con cochera al lado de la puerta y patio, todo a unos cuantos pasos, libres de escaleras, ascensores, etc. Todo ello hace de este tipo de inmuebles el escenario perfecto para personas prácticas que desean tenerlo todo a la mano y vivir rodeados de zonas verdes.

Más privacidad

La última de las cuestiones a las que vamos a hacer referencia para terminar de mostrarte las bondades de vivir en una sola planta es la privacidad. En una casa de una solo planta no tenés que compartir paredes y no tenés que soportar el ruido de los vecinos que vas a tener arriba o abajo de tu casa.