Agendá tu cita
consejos financieros

Principales beneficios de mantener una sola deuda

En ocasiones con el paso del tiempo nos encontramos con diferentes deudas personales que debemos pagar cada mes. El problema es que puede convertirse en algo problemático tanto por la cantidad a pagar como por las diferencias de plazos de pago o la tasa de interés. Por eso, una buena opción puede ser consolidar tus deudas. 

Consolidar es básicamente pedir un nuevo crédito que junte todas las pequeñas deudas y préstamos pendientes que tengás en un solo crédito. Esto sirve para manejar de manera más sencilla el pago de las deudas y tener un solo pago en una sola cuenta y no múltiples pagos en diferente cuentas.

Beneficios de consolidar tus deudas

Un solo pago:

Al consolidar tus deudas no tendrás que hacer frente cada mes a diferentes pagos, con diferentes fechas y condiciones. Ahora solamente tendrás que hacer un pago, lo que facilitará el proceso y evitará que acumulés moras y penalizaciones por no cancelar a tiempo las deudas de ese mes.

Pagos más bajos:

Con la consolidación tendrás una sola factura que pagar al final de mes. Normalmente también tendrás una única cuota que será inferior a todas las cuotas sumadas que debías pagar hasta ese momento. La idea es hacer más fácil tu pago y que la cuota esté dentro de tus posibilidades económicas para no dejar de cumplir con tus obligaciones y adquirir nuevas deudas.

Mejor tasa de interés:

El nuevo crédito personal que aglutinará todas tus deudas, probablemente tendrás mejores tasas de interés que las que tenías que pagar hasta ese momento. Especialmente si las deudas vienen de una tarjeta de crédito, donde las tasas por mora son bastante elevadas. 

Primer paso para mejorar tu récord crediticio:

Al tener una solo deuda y cumplir mes a mes con la cuota estarás cumpliendo con todos los acreedores con los que tienes cuentas pendientes. Eso beneficiará tus finanzas, pero además mejorará tu récord crediticio por cumplir con tus obligaciones. Eso te ayudará si a futuro necesitás volver a adquirir una nueva deuda para adquirir un carro, una casa o simplemente financiar unas vacaciones.

Cambiá tus hábitos:

La consolidación debe ser un paso para que tus finanzas comiencen a ordenarse y así evitar a futuro nuevos problemas con tus acreedores. Pero, además será un toque de atención que muestra que hasta ese momento seguramente no has actuado de la mejor manera en lo referente a tu dinero.

Por tanto, analizá bien las opciones que tenés para consolidar tus deudas, informate de las condiciones del crédito y sé cumplidor con tus obligaciones financieras. Así evitarás problemas económicos o pérdidas de patrimonio derivadas de una mala planificación.